Seleccionar página

“Hace mucho tiempo en una galaxia muy, muy lejana…”

 

Getronics – 1996 aproximadamente – Un cliente industrial en la zona de Mollet

Mi amigo @Ramon Llorens, responsable del HelpDesk, me llama y me dice que tiene un expediente X, yo en aquellos tiempos responsable de los técnicos de campo, escucho su problema.

Tengo un usuario que, al imprimir un Excel, el contenido de la última linea a imprimir, no se la imprime, le imprime los bordes de la celda y no le imprime el contenido. Y ya no sabemos por dónde coger el tema. Es un ordenador HP de sobremesa y la impresora es una HP Deskjet.

Ok, cogemos el tema, envío un técnico para que delante del ordenador llamara a HP por que el equipo estaba en garantía. No resuelven el problema y HP pide el equipo. A las dos semanas vuelve el equipo “reparado”. El equipo vuelve como de fabrica y lo volvemos a montar todo el software del pc.

Me llama el técnico “José Manuel sigue pasando lo mismo”. Mi respuesta instala la impresora corporativa (la laser gorda), enseguida el técnico me dice que contra la impresora láser no falla.

Ok, rápidamente solicito una impresora HP Deskjet a logística, y dos días después va uno de mis técnicos con la impresora nueva. Y… vuelve a fallar con la Deskjet nueva. La impresora era nueva, un modelo diferente, y con un driver nuevo, algo no estaba bien y lo peor era que no sabíamos por dónde coger el tema.

Ya no sabía qué hacer, y cogí el coche y me presenté en casa del cliente, me puse delante del ordenador del cliente y me paré, pensé, y analicé el problema como si no supiera nada. Un Excel que al imprimir se come la última de contenido (que no de bordes). Que podía ser aquello, lógicamente el fichero estaba correcto.

No sé cómo, pero empecé a mirar drivers de hardware del sistema. Creo recordar que era Windows 95, y en un momento actualicé todos los drivers con los drivers del fabricante, no de HP. El chipset, sonido, etc… ¡y la tarjeta video!

El driver de la tarjeta de video era el problema. Aquel día hice famosa mi frase “Dios existe, es bueno y me quiere un montón”, aquello fue inspiración divina, 2 meses con una incidencia y la resolución fue actualizar el driver de video, algo realmente impensable.